sello blanco

monica lopez

“Independientemente del país que estemos analizando, el maltrato infantil es un problema social que afecta la vida de un gran número de niños y niñas. Y es un importante cuestionamiento porque sabemos que la infancia maltratada es uno de los grupos más desfavorecidos de nuestras sociedades en términos de su bienestar actual, pero también de sus posibilidades de vida en el futuro” explica la investigadora visitante.

La visita que por estos días está realizando la investigadora española de la Universidad de Groningen de Holanda, Mónica López, a la Universidad de La Frontera, responde a varios objetivos. Una agenda de trabajo completísima con docentes, estudiantes de pre y postgrado e integrantes de organizaciones civiles, le han llevado a asumir una ardua tarea recompensada con la construcción de nuevas redes y la posibilidad de ampliar investigaciones en el área de la protección infantil.

 

Este es uno de los objetivos que considera el programa de “Atracción de Capital Humano Avanzado del Extranjero”, en la modalidad de Estadías Cortas, MEC de CONICYT, gestionado por la Dirección de Cooperación Internacional, que permitió recibir en la UFRO a esta académica de alto nivel, y generar un importante aporte al reforzar el estudio de los sistemas de protección infantil en Chile, Latinoamérica y Europa.

 

La investigadora no sólo está complacida con esta estadía al sur del mundo, sino que se siente desafiada con un programa de trabajo diseñado para comenzar a realizar los primeros análisis comparativos en países latinoamericanos. “Esto es algo que realmente me motiva. Trabajar con el Departamento de Psicología de la UFRO, me ha abierto la puerta para recibir bastante retroalimentación de cómo han sido aplicados los sistemas de protección a la infancia en países de este continente”, dice.

 

INFANCIA MALTRATADA

 

La Dra. Mónica López trabaja en el campo del maltrato infantil, el que se considera una constante histórica y cultural. “Independientemente del país que estemos analizando, el maltrato infantil es un problema social que afecta la vida de un gran número de niños y niñas. Y es un importante cuestionamiento porque sabemos que la infancia maltratada es uno de los grupos más desfavorecidos de nuestras sociedades en términos de su bienestar actual, pero también de sus posibilidades de vida en el futuro” explica.

 

Para quien ha venido trabajando varios años en el tema, el riesgo para los niños y niñas es latente. “Sabemos que se evidencian en ellos altas probabilidades de sufrir problemas de salud mental, fracaso escolar, abuso de drogas y alcohol, participación en delitos, desempleo y malas condiciones de vivienda. Por eso no hablamos solamente de un gran coste personal del maltrato infantil sino también de un coste social”, añade.

 

Para prevenir estas situaciones, los países han ido creando sistemas de protección infantil y políticas que determinan qué niños y familias requieren servicios de protección infantil y los tipos de intervención que necesitan. Cuando la seguridad de los niños está en riesgo, los profesionales de los servicios de protección infantil pueden decidir separarlos de sus familias. El número de niños viviendo fuera del hogar familiar se estima en 143 millones. Y la mayoría de ellos podrán crecer en entornos familiares, ya sea con sus propios familiares (que es lo que llamamos acogimiento en familia extensa) o en familias de acogida ajenas.

 

Esta intervención, el acogimiento familiar, ha sido uno de los principales focos de la investigación de la Dra. López. “La intervención es más eficiente a la hora de proporcionar estabilidad emocional al niño y los mejores resultados en la edad adulta. Sin embargo, una intervención es altamente compleja y llena de desafíos. Lo que trato de hacer a través de mi investigación es determinar cómo se pueden desarrollar programas de acogida de alta calidad para obtener los mejores resultados para los niños”, asegura.

 

Debido a su experiencia internacional, siempre está en la curiosidad de entender cómo funcionan las cosas en otros lugares, por ejemplo, cómo otros países tratan el maltrato infantil. Si bien los países de Europa Occidental pueden compartir valores comunes con respecto a la necesidad de proteger a los niños vulnerables, los sistemas de protección infantil se han desarrollado de formas muy distintas.

 

“Cuando estudiamos y comparamos diferentes sistemas, podemos cuestionar políticas y prácticas y comparar los efectos de diferentes sistemas en las vidas de niños vulnerables. Si bien hay variaciones, a menudo se argumenta que existen dos grandes enfoques para responder al maltrato infantil: una orientación de protección y una orientación de servicio familiar. Es decir, una orientación más centrada en el niño o niña, o más centrada en la familia. Esta dicotomía es útil para identificar posiciones filosóficas en políticas y prácticas mediante la comparación internacional”, afirma.

 

“Cuando se afronta este ejercicio de comparación internacional, se puede observar cómo efectivamente los servicios de protección infantil se ubican a lo largo de un continuo que va desde un enfoque familiar (representado, por ejemplo, para los Países Bajos) a un enfoque de protección infantil (característico de Chile, por ejemplo). Es importante entender que estas prioridades (o este acento en el niño o la familia) ayudan a determinar el umbral de un país para definir si un niño ha sido maltratado y nos condicionan a la hora de decidir qué intervención es la más adecuada. Pero, por supuesto, estas orientaciones no son fijas, pueden mudar con el tiempo debido a cambios políticos y sociales”, puntualizó la Dra. López.

 

 

 

CAPITAL HUMANO AVANZADO

 

La UFRO posee experiencia y además, ha tenido buenos resultados mediante los programas MEC de CONICYT -gestionados por la Dirección de Cooperación Internacional- que buscan generar vínculos con investigadores de excelencia del mundo y desarrollar redes de trabajo que potencien el postgrado y la investigación. Es así, que el Magister en Piscología Jurídica y Forense postuló observando una oportunidad de crecimiento, precisamente, para robustecer un área que es evidentemente necesaria a nivel mundial.

 


“La protección infantil es una línea de investigación presente en el programa, la que deseamos reforzar para balancear temáticas de criminología y victimología. Es una oportunidad para avanzar en la comparación de los sistemas de protección infantil, en Inglaterra, Alemania y Holanda, que han sido profundamente abordados por la investigadora Mónica López de la Universidad de Groningen”, aclaró la Dra. Beatriz Vizcarra, del Departamento de Psicología y miembro del comité académico del programa.

 

 
 
escrito porEscrito por: Pamela Carrasco S.
Dirección de Comunicaciones